Identifícate

Identifícate

Shokema Branch

Sección Shokema - Málaga

Busca nuestras publicaciones

Bienvenidos a ShokemaBranch.com! Aviso sobre política de privacidad.

Al continuar navegando entendemos que aceptas la política de privacidad y condiciones generales de nuestra Web. ¿De qué estamos hablando?

Acepto
Privacidad
ShokemaBranch.com utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación y otras funciones. Las mismas son necesarias para que la operatividad de nuestra Web no se vea afectada. Si deseas que no situemos dichas cookies en tu dispositivo, debes configurar el navegador que estes utilizando para que sean rechazadas. Esa acción ocasionará un funcionamiento inestable de la Web. En caso de tener dudas te recomendamos que te pongas en contacto con el equipo de soporte de tu navegador.
Legislación
La legislación vigente obliga a cumplir en todos los sitios Web profesionales con lo establecido tanto en la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, como en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSICE), en adecuación a la Directiva 2009/136/CE del Parlamento y Consejo Europeos y relativa al tratamiento de los datos personales y a la protección de la intimidad en el sector de las comunicaciones electrónicas. La transposición de la directiva comunitaria se hizo el pasado 30 de marzo de 2012 en nuestro país a través del “Real Decreto-Ley 13/2012”. Dicho decreto recoge en su artículo 4º la modificación de la Ley 34/2002 (LSSICE), regulando todo lo referido a las cookies en el artículo 4.3 (que da una nueva redacción al artículo 22.2 de la LSSICE) y destacando como aspecto novedoso “la necesidad de consentimiento” además del de información previsto en la LSSICE.
¿Qué son las cookies?
Las cookies no son más que fragmentos de información que los servidores web almacenan sobre los usuarios en sus ordenadores. Son archivos de texto utilizados por los sitios web para recopilar y recordar datos de interés sobre sus visitantes y sus hábitos de navegación. En la actualidad son utilizadas por servidores web de todo el mundo para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos; sería dificil concebir la navegación por Internet hoy en día sin la existencia de cookies.
Fueron inventadas por Lou Montulli, un antiguo empleado de Netscape Communications (uno de los navegadores primigenios en la red). Son muy útiles para los administradores de sitios web ya que les permiten llevar un control de visitas y, de paso, proporcionan comodidad a los usuarios en su navegación por sitios habituales, pues éstas guardan sus configuraciones básicas de navegación.
Las cookies no son gusanos o virus, no son spyware y tampoco tienen como finalidad generar spam. Tan sólo son datos a disposición de los sitios web emisores, de ninguna otra empresa, corporación u organismo más.
¿Que tipo de cookies utiliza ShokemaBranch.com?
Cookies de sesión: Están diseñadas para recabar y almacenar datos mientras el usuario accede a una página web. Cuando finaliza su navegación, la cookie desaparece.
Cookies de analítica: cada vez que el usuario navega por nuestro sitio, nuestro proveedor externo de estadísticas (Motor Analítico de Google) genera una Cookie para conocer el uso de nuestra web. La Asociación Deportiva Shokema no autoriza la compartición de estos datos a terceros. En todo momento la identificación es anónima y tan solo permite conocer las tendencias aproximadas de nuestros visitantes. Puedes consultar la política de privacidad de Google en http://www.google.es/intl/es/policies/privacy/
Cookies persistentes: Tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidos y tratados durante un periodo definido por ShokemaBranch.com
(También puedes consultar nuestros Términos y Condiciones Generales)
Departamento de Desarrollo Web
ShokemaBranch.com

(Entrevista realizada en el año 2004)

TONI GÓMEZ: EL JOVEN MAESTRO DE SHORINJI KEMPO

Toni Gómez, Jefe de la Sección Shokema de Shorinji Kempo en Málaga, es un hombre joven; pero a pesar de su edad, su cuerpo se ha curtido durante muchos años en los tatamis hasta hacerse merecedor de ese grado en el que se inicia el camino de la maestría. Su cuerpo delgado y liviano encierran un gran carisma, una velocidad y un coraje poco común, que le han proporcionado un merecido prestigio entre los maestros malagueños de artes marciales.

- ¿Cuándo empezaste en el Shorinji Kempo y cómo fueron tus comienzos?
- Comencé en las artes marciales a la edad de diez años, practicando Kung Fu Chuan Tao durante un par de años, lo cual me dio bastante flexibilidad y bastante agilidad; después, por suerte, a los catorce años encontré el Shorinji Kempo en un gimnasio malagueño, y me quedé en este arte porque me llamó la atención el hecho de que cualquier persona por débil que fuera podía dominar a otra más fuerte. Mi primer maestro fue José García, que aprendió en Japón, en una ciudad del norte llamada Urawa, de la prefectura de Saitama, a las órdenes de un maestro llamado Nakano, con quien llegó a ser 1º Dan de Shorinji Kempo. Allí José García se casó con una japonesa llamada Yuko, después volvió a España y empezó a enseñar en Málaga en el año 86. Yo comencé a practicar con él en el año 88, y desde entonces practico en el mismo gimnasio, aunque ahora soy yo quien lleva el grupo, siendo "Jefe de Sección" (Shibucho) desde hace un año.

- Háblanos un poco de los profesores que te han influido.
- Bueno, te voy a hablar de los maestros que conozco y también de los que no he conocido personalmente. Para empezar, el culpable de que yo haga artes marciales, como otra mucha gente de mi edad, es Bruce Lee, que fue como un modelo a seguir cuando yo era pequeño, y no tanto por su estilo, sino por su personalidad, por su ímpetu, por su manera de hacer artes marciales..., la cual no desprestigiaba a ningún estilo, ni deshechaba ninguna técnica, sino que las adaptaba a su forma de ser, tanto física como personalmente. Después me han influido, como es normal, muchos maestros de Shorinji Kempo, entre ellos mi primer maestro José García, que fue quien me inició y me formó como "kenshi" y como persona, y me enseñó muchas cosas de Shorinji Kempo y también de la vida. Luego también me ha influido Juan Francisco Romero (4º Dan), de Granada, al que tengo mucho que agradecer, entre otras cosas, que me enseñara un Shorinji Kempo muy puro y bastante efectivo. También durante los últimos años he sido influenciado por un maestro de Shorinji Kempo, con quien he tenido el honor de asistir al último cursillo internacional; se trata de Eduardo Narro (5º Dan). Él me ha formado y me ha ayudado a conseguir el grado de 4º Dan.

- ¿Cómo está el Shorinji Kempo en Málaga? Háblanos de los instructores que te ayudan en la labor de difundir esta disciplina en Málaga.
- El Shorinji Kempo en Málaga ha subido mucho en los últimos cinco años, y actualmente somos el grupo más numeroso de España, con más de setenta afiliados. La Sección Shokema consta de tres clubs: el grupo del gimnasio Robles, cuyo instructor es Juan García (2º Dan); el grupo del gimnasio Rodas con Jerónimo López (1º Dan) y Javier Gómez (2º Dan) a la cabeza; y el grupo del J. Blume que está a mi cargo y al de Javier Gómez.

- Cuéntanos tu reciente experiencia en el Campeonato de Embus (combates de exhibición preestablecidos) en París. ¿Qué ha significado para ti?
- En primer lugar, ha sido un gran honor representar al Shorinji Kempo español. Nosotros entramos en la categoría en la que más participantes había, y en la que se hallaban los países con mayor nivel, entre ellos Japón, que acaparó los tres primeros puestos de la categoría. Fue una experiencia bonita y emocionante; y me sirvió para aprender hasta donde puede llegar un Embu, más allá del simple hecho de practicar técnicas preestablecidas entre dos compañeros. También me gustó el ambiente de competición, pero entendida como se entiende en el Shorinji Kempo, en donde prima la belleza y el trabajo entre compañeros, y no el vencer a otros. Entonces fue una competición muy bonita, en la que nosotros éramos novatos, ya que era la primera vez que participantes españoles estaban presentes en una competición internacional; y hubo compañeros de otros países que nos ayudaron en lo que respecta a qué teníamos que hacer y donde teníamos que colocarnos en los momentos precedentes a nuestra intervención. Así que fue fantástico, ya que en otro tipo de competiciones no se ve esa camaradería muy a menudo. La gente no pensaba en ganar, sino en mostrar su técnica y dar a conocer su nivel ante los demás países.

- ¿Qué te ha impresionado más de todo lo que has vivido en ese Seminario Internacional de Shorinji Kempo en París?
- Me llamó la atención la exhibición del Hombu. En esta ocasión realizaron una demostración de Taiko (tambores japoneses) junto con las demostraciones técnicas; y desde luego hay que reconocer que la técnica de los estudiantes del Hombu Dojo es la mejor del mundo sin ninguna duda, y eso me impresionó. También me impresionó la organización, ya que es muy difícil organizar un evento de este tipo al otro lado del mundo, puesto que la organización era japonesa, a pesar de haberse realizado en París, y haber contado con la colaboración de la Federación Francesa. Además me ha impresionado, como siempre, la unión entre la gente, sin importar el país de origen, las amistades que se hacen y la buena relación entre todos los presentes. Por último, por qué no decirlo, me ha impresionado el nivel de España, ya que después de haber visto y practicado con estudiantes de otros países, he de decir que el nivel del Shorinji Kempo español es uno de los más altos del mundo.

- Y la experiencia de tu examen de 4º Dan, ¿cómo ha sido?
- Esta experiencia ha sido, por un lado, dura, y por otro lado, maravillosa. La verdad es que el examen, aunque está mal que lo diga yo mismo, me salió muy bien, ya que iba bastante preparado, y esto tengo que agradecérselo a mi compañero de examen, que colaboró y me animó a prepararme, y a hacer esta prueba confiando en todo momento en que la aprobaría, a pesar de realizarla con el tiempo justo desde mi último examen. Por otro lado fue una experiencia dura porque me encontraba en un momento de mi vida complicado a nivel personal. Pero al final me animé, en parte por mí mismo, en parte por mis alumnos, y en parte por mi compañero. La experiencia del examen, tras haber entrenado durante seis horas ese día en el cursillo, y después de haber hecho un examen filosófico de dos horas, fue dura, pues me encontraba bastante cansado; pero cuando pisé el tatami y vi al tribunal japonés, se me pasó todo el cansancio y creo que saqué de dentro la verdadera energía Ki, saliéndome todo bastante bien, hasta el punto de que al final del examen los maestros japoneses nos felicitaron a mi compañero y a mí.

- Háblanos de tu anterior viaje a Japón. ¿Qué impresión sacaste y qué enseñanza te trajiste para acá de esa experiencia?
- En general, de Japón, me quedo con el Japón tradicional, con el Japón místico, con el Japón que yo tenía en mi mente, que existe. Después hay un Japón americanizado, que no es que tenga nada en contra de América, pero que no me gusta. La ciudad que visité que más me gustó fue Kyoto, en la que había una zona muy tradicional, con muchos templos y jardines muy bonitos. Después me gustó la isla de Shikoku en general, y la ciudad de Tadotsu, en donde se encuentra el templo Shorinji. En cuanto al Shorinji Kempo me gustó la humildad de los maestros, su buen hacer, la enorme amabilidad con la que reciben a los extranjeros, la forma de mostrarnos las técnicas sin arrogancia... Me encantaron los maestros viejos, pero también los jóvenes con su amabilidad, y siempre dispuestos a echarte una mano.

- Dime el nombre de un maestro japonés de Shorinji Kempo, y explícanos por qué has elegido ese nombre.
- Ha habido un maestro con quien he tenido la posibilidad de practicar dos o tres veces, y creo que ha sido el maestro japonés que más ha influido en mi técnica; se trata del maestro Hiromichi Yamasaki (8º Dan). Cada vez que veo a este maestro lo encuentro, como es normal, más mayor, menos fuerte, pero conservando la misma técnica, y la misma ejecución rápida que a mi me gustó de su estilo desde la primera vez. En el año 97 no pude ir a Japón, y la última vez que lo había visto había sido en el año 93; ahora lo he vuelto a ver este año 2001, y me ha impresionado tanto o más que en el año 93. En definitiva, he elegido a este maestro japonés por su técnica y por su amabilidad también, ya que siempre ha contestado a nuestras preguntas y ha hablado con nosotros cuando se lo hemos solicitado.

- ¿Cómo ves el Shorinji Kempo español frente al japonés? ¿Qué tenemos que aprender de ellos?
- El Shorinji Kempo ha permanecido, hasta hace pocos años, bastante inaccesible al estudiante occidental, lo que ha hecho que lleve un cierto retraso con respecto a otras artes marciales; sin embargo últimamente el Shorinji Kempo se está abriendo a occidente y al mundo entero, y cada vez hay más cursillos internacionales y más eventos en los que es posible aprender y progresar más. El nivel europeo y el nivel español está bastante próximo al japonés, exceptuando al Hombu Dojo, en donde el nivel es punto y aparte; pero hay que tener en cuenta que allí los estudiantes se dedican exclusivamente a practicar y estudiar el Shorinji Kempo. Por otra parte, los españoles y los occidentales en general deberíamos aprender de los japoneses a no ser tan competitivos, no en el sentido deportivo, sino en el sentido de no pretender ser mejor que nadie o más que nadie. Mucha gente que estudia el Shorinji Kempo parece no haber asimilado esta enseñanza. Respecto a la técnica, tenemos que aprender la increíble velocidad con la que ejecutan los japoneses. De acuerdo que cada uno tiene sus propias limitaciones, y debe amoldar el Shorinji Kempo a sus propias características y condiciones personales, pero creo que en España deberíamos buscar más esa cualidad y centrar nuestro entrenamiento técnico en lograr ejecutar con esa velocidad.

- Para terminar, cómo definirías el Shorinji Kempo.
- Para mí, el Shorinji Kempo es un "camino", es decir, es un camino en la vida y es una parte de tu vida. Cuando yo empecé en el Shorinji Kempo no pensaba que esto pudiera ser tan serio como para que constituyera una referencia en mi vida. El Shorinji Kempo me ha dado muchas alegrías, y también algunos disgustos, pero en la balanza pesan mucho más las primeras. Me ha formado como persona, y hoy no sería como soy si no hubiera practicado Shorinji Kempo. El Shorinji Kempo es un camino marcial y una forma de desarrollo espiritual, y desde luego es defensa personal, puesto que no es ballet. En definitiva es un método marcial para el desarrollo mental, físico y espiritual en el que aprendes a defenderte y a ser una buena persona.

- ¿Quieres añadir algo más?
- Quiero agradecer a una persona la ayuda prestada durante estos últimos años en los que me he encontrado fuera de Málaga. Gracias a él, el Shorinji Kempo está igual o mejor que cuando yo me fui. Esa persona es mi hermano Javier, quien con su sacrificio y su tenacidad se ha encargado durante estos dos años del Shorinji Kempo malagueño. Yo estaba ahí yendo y viniendo, pero él ha sido el que ha estado día a día llevando, nada más y nada menos, que dos grupos. Desde aquí quiero agradecérselo públicamente.

Rogelio Casero
(Artículo publicado en la revista nº 311 de El Budoka)