Identifícate

Identifícate

Shokema Branch

Sección Shokema - Málaga

Busca nuestras publicaciones

Bienvenidos a ShokemaBranch.com! Aviso sobre política de privacidad.

Al continuar navegando entendemos que aceptas la política de privacidad y condiciones generales de nuestra Web. ¿De qué estamos hablando?

Acepto
Privacidad
ShokemaBranch.com utiliza cookies para gestionar la autenticación, la navegación y otras funciones. Las mismas son necesarias para que la operatividad de nuestra Web no se vea afectada. Si deseas que no situemos dichas cookies en tu dispositivo, debes configurar el navegador que estes utilizando para que sean rechazadas. Esa acción ocasionará un funcionamiento inestable de la Web. En caso de tener dudas te recomendamos que te pongas en contacto con el equipo de soporte de tu navegador.
Legislación
La legislación vigente obliga a cumplir en todos los sitios Web profesionales con lo establecido tanto en la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, como en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico (LSSICE), en adecuación a la Directiva 2009/136/CE del Parlamento y Consejo Europeos y relativa al tratamiento de los datos personales y a la protección de la intimidad en el sector de las comunicaciones electrónicas. La transposición de la directiva comunitaria se hizo el pasado 30 de marzo de 2012 en nuestro país a través del “Real Decreto-Ley 13/2012”. Dicho decreto recoge en su artículo 4º la modificación de la Ley 34/2002 (LSSICE), regulando todo lo referido a las cookies en el artículo 4.3 (que da una nueva redacción al artículo 22.2 de la LSSICE) y destacando como aspecto novedoso “la necesidad de consentimiento” además del de información previsto en la LSSICE.
¿Qué son las cookies?
Las cookies no son más que fragmentos de información que los servidores web almacenan sobre los usuarios en sus ordenadores. Son archivos de texto utilizados por los sitios web para recopilar y recordar datos de interés sobre sus visitantes y sus hábitos de navegación. En la actualidad son utilizadas por servidores web de todo el mundo para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos; sería dificil concebir la navegación por Internet hoy en día sin la existencia de cookies.
Fueron inventadas por Lou Montulli, un antiguo empleado de Netscape Communications (uno de los navegadores primigenios en la red). Son muy útiles para los administradores de sitios web ya que les permiten llevar un control de visitas y, de paso, proporcionan comodidad a los usuarios en su navegación por sitios habituales, pues éstas guardan sus configuraciones básicas de navegación.
Las cookies no son gusanos o virus, no son spyware y tampoco tienen como finalidad generar spam. Tan sólo son datos a disposición de los sitios web emisores, de ninguna otra empresa, corporación u organismo más.
¿Que tipo de cookies utiliza ShokemaBranch.com?
Cookies de sesión: Están diseñadas para recabar y almacenar datos mientras el usuario accede a una página web. Cuando finaliza su navegación, la cookie desaparece.
Cookies de analítica: cada vez que el usuario navega por nuestro sitio, nuestro proveedor externo de estadísticas (Motor Analítico de Google) genera una Cookie para conocer el uso de nuestra web. La Asociación Deportiva Shokema no autoriza la compartición de estos datos a terceros. En todo momento la identificación es anónima y tan solo permite conocer las tendencias aproximadas de nuestros visitantes. Puedes consultar la política de privacidad de Google en http://www.google.es/intl/es/policies/privacy/
Cookies persistentes: Tipo de cookies en el que los datos siguen almacenados en el terminal y pueden ser accedidos y tratados durante un periodo definido por ShokemaBranch.com
(También puedes consultar nuestros Términos y Condiciones Generales)
Departamento de Desarrollo Web
ShokemaBranch.com

Muy buenas queridos lectores, os doy la bienvenida y buena lectura a los ya asiduos y a los que por primera vez se pasan por la sección a curiosear estos artículos de un servidor jejeje. En esta ocasión os traigo un artículo, que a mi punto de vista, es muy muy curioso, qué cosa de la cultura japonesa no lo es, jeje aun así para mucho algunas cosas resultarán más curiosas que otras. Extrañamente, con cada artículo que os escribo, y de los cuales pues veo mucha información que luego filtro, me hace sentir orgulloso de esa cultura. No en el sentido de los que hacen o cómo lo hacen, sino de cómo cuidan los detalles de sus orígenes y respetan y pasan de generación en generación el por qué de las cosas. Ciertamente, en los tiempo que corren esta transmisión está siendo dañada, pero ahí siguen con fuerza, manteniendo el sentido de sus raíces jejeje.

Bueno, imagino que ya querréis saber qué es lo que os traigo, pues bien… ya que en el artículo anterior hablamos de la casa (tradicional y no tradicional) japonesa; algo muy importante que va ligado a esto es el QUITARSE LOS ZAPATOS antes de entrar, bien sea en la casa, en el apartamento, en los colegios e incluso en algunos restaurantes. ¿No ha sido desde siempre algo curioso? ¿Por qué lo hacen? ¿Cuándo comenzó esta tradición? ¿Qué les supone? Seguro que sí que os pica la curiosidad y alguna ocasión os lo habéis preguntado. Pues bien, sin más rodeos os cuento lo fascinante de esta costumbre.

Antes de entrar en casa o al apartamento se quitan los zapatos de la calle y, o bien se ponen unas zapatillas de estar en casa, o bien se quedan descalzos. Os recuerdo que la zona dónde se hace esto es el "genkan", la entrada del lugar en sí. Pero no sólo ocurre esto en los hogares (casas y/o apartamentos), también se hace en colegios, en ciertos edificios públicos (baños públicos), en algunos restaurantes, en algunos hoteles, determinados comercios y en todos los templos. Es un acto muy protocolario que refleja la importancia de la entrada.

 

 

Después de cruzar la puerta de una casa japonesa, hay una zona que esta a un nivel más bajo que el suelo de la casa, a este lugar se le conoce como GENKAN. El Genkan puede ser de diversos tamaños y es un lugar muy importante en la vivienda japonesa, pues además de tener el valor simbólico de representar la barrera entre el “soto y uchi” (el mundo exterior y la casa, interior) también es el lugar donde uno se quita los zapatos. Digamos que el elemento propiamente separador es el escalón. En la entrada de los lugares donde hay que quitarse los zapatos existen unos armaritos donde dejarlos hasta la salida. Generalmente los Genkan vienen equipados con un GETA-BAKO, que es un armario donde se colocan los zapatos de la calle; cuando un Genkan no tiene Geta-bako los zapatos se dejan al lado derecho de Genkan con las puntas mirando, junto al escalón, hacia el interior del lugar en el que se entra. Cuando ya se esta en el suelo de la casa se encuentra un pequeño aparador con los pares de zapatillas que se usan dentro de la casa. (Sin necesidad de preocuparte si te los van a cambiar o quitar, el hurto o robo no es algo que se dé allí).

 

Si se va a una casa privada o a unos baños públicos, además de quitarse los zapatos en la entrada, se han de tener la precaución de no entrar en el cuarto de baño sin ponerte las zapatillas que están en la puerta del baño, o mejor dicho del inodoro que ya dijimos que ambos conceptos están separados físicamente en las casas japonesas. Una cosa es el inodoro y otra el baño: el cuarto del inodoro es un lugar “sucio” y ni hablar de que tus calcetines pisen ese suelo y luego los pasees por toda la casa; aunque asombrosamente su estado de limpieza sea muy muy envidiable. En mi viaje por Japón, una de las cosas que más me llamó la atención era lo limpio que estaban los cuartos de baño (donde se hacen las necesidades) de los lugares públicos: hoteles, comercios, restaurantes, una pulcritud asombrosa a lo que acostumbro a ver por estos lares jejejeje y ojalá nos concienciemos de ello porque es trabajo de “equipo” y no sólo de los dueños del lugar.

En algunos restaurantes, típicos japoneses ocurre lo mismo, hay que descalzarse y ponerse opcionalmente otras zapatillas para estar en el lugar de la comida.

La “idea” del escalón a la entrada implica automáticamente el acto de descalzarse. Por eso, cuando los japoneses encuentran un escalón en un edificio, quieran quitarse los zapatos para subirla. Esto no quiere decir que vayan por ahí quitándose los zapatos a cada escalón que encuentran; este acto lo hace con sentido común y se intuye o se sabe allí cuando se ha de hacer y cuando no.

¿Cuál es el hecho que hace a los japoneses descalzarse en ciertos lugares? Hay distintas teorías que se barajan por ahí que tratan de explicar este hecho pero, en realidad, es su conjunto las que han conformado este acto.

Una dice que el hecho de subir un escalón (el escalón) es algo sagrado, en el sentido de que al subir pasas a una estancia sagrada. Históricamente el Dios japonés o la gente que tenía el poder se situaba un peldaño más arriba; los demás, cuando subían el peldaño tenían que quitarse lo que se ponían en los pies para evitar llevar algo sucio, impuro. A razón de que los japoneses creen en una clase de espíritu protector que habita en cada hogar o negocio.

Otra es sobre Tatami, la alfombrilla japonesa que es de arroz. Generalmente, en Japón, se pone esto en el suelo. Desde antiguo, esta planta es sagrada, así que debería quitarse los zapatos por misma razón del escalón. Igualmente, el tatami es un material delicado y cualquier calzado normal dañaría dicho suelo además de ensuciarlo, y en la cultura japonesa se da mucho énfasis a la limpieza. No en todos los lugares donde hay que descalzarse el suelo es de tatami, también lo son de otros materiales naturales como madera que daría lugar al mismo efecto.

Una miniconclusión sobre estas dos teorías sería que lo hacen por higiene, cuidado y respeto.

Bueno, uno se puede conformar con esto. No está mal, pero… ¿no pensáis que pese a esto no llegamos a saber del todo el por qué? Éstas son teorías muy válidas y con fundamento, sin embargo, a mi parecer no son determinantes, ¿no? jejeje. Así que, vayamos un poco más adentro de esta costumbre.

Quitarse los zapatos es una tradición denominada Kutsu wo nugu.

Una de las particularidades de la cultura japonesa, es el hecho, de que la gente se quita los zapatos antes de entrar a cualquier vivienda, de hecho, algo imperdonable dentro de la etiqueta japonesa es utilizar zapatos dentro de las casas o los templos. Esta costumbre esta profundamente arraigada en los japoneses, tanto así, que toda vivienda en Japón, no importa cuan pequeña sea o que tan occidentalizada este, siempre tiene un lugar donde quitarse los zapatos antes de entrar.

 

Esta costumbre tiene sus orígenes durante el periodo Heian (794 – 1192) y se basa en el clima de Japón. Japón se caracteriza por sus grandes lluvias, así que si entrabas a una casa con zapatos en un día lluvioso, el suelo se pondría fangoso y húmedo. Hace muchos años, en Japón, no existía el asfalto al igual que en muchas partes del mundo; al quitarse los zapatos, la casa se mantenía libre de la humedad y la suciedad del exterior, además recordemos que el suelo de la casa japonesa no sólo se usa para caminar y sentarse, sino también para dormir, así que a nadie le gustaría tener su cama sucia. (HIGIENE Y CUIDADO).

Aunque con el tiempo llego el asfalto y el problema de la humedad se solucionó, la costumbre no desapareció, esto tal vez se deba al tipo de calzado que se usaba en Japón. En la antigüedad los zapatos japoneses consistían en amplias sandalias que permitían que el aire fresco circulara por los pies. Después de la restauración Meiji (1868) el calzado japonés adquirió un estilo más occidental y los zapatos pasaron a ser cerrados y no permitían a los pies refrescarse del clima húmedo de Japón. Así que cuando llegaban a la casa era un alivio y un placer quitarse los zapatos. Ésta es tal vez la razón por la cual la tradición no ha desaparecido.

Generalmente, las zapatillas “de casa” se llevan en cualquier superficie (dentro de lugar) excepto en el tatami; y en la cocina y el cuarto de baño deben tener sus propias zapatillas. Es una falta difícilmente disculpable entrar en estos sitios sin cambiarse las zapatillas y olvidarse de volver a cambiarlas al salir.

El hecho de que el nivel de la casa esté más alto que el genkan explicaría la frase para invitar al recién llegado a entrar en la casa “Doozo ogari kudasai” (Por favor, suba) en occidente seria “por favor siga o entre” Usualmente el invitado contesta diciendo ojamashimasu o shitsureshimasu que significaría: lo voy a molestar, o con su permiso.

En la escuela y otros sitios los zapatos también se quitan para entrar a la escuela. En la entrada se encuentra un largo salón equipado con varios armarios y lockers para los zapatos de cada estudiante, allí se cambian los zapatos de la calle por los zapatos de la escuela. En estos lockers además de dejar los zapatos de los estudiantes, también se dejan otras cosas, como las populares cartas de amor, tema que usualmente se describen en mangas o animes. Pero no sólo en las escuelas se quitan los zapatos, también los lugares asociados a las tradiciones como los templos budistas y santuarios shintoistas, en algunas clínicas y hospitales y en restaurantes tradicionales al estilo japonés.

LOCKERS DEL COLEGIO ENTRADA A UN TEMPLO

Algunos pensaréis que aquí existe un elemento revolucionario llamado fregona (invento valenciano que no existe en muchísimos países) y lavar el suelo no es una tarea de equilibristas como allí, y encontrares anti-higiénico ponerse zapatillas por las que habrían pasado otros pies. Pero hay que tener en cuenta que allí la cultura de la limpieza está muy presente, y ellos limpian antes y después de cada actividad el recinto en donde tenga lugar ésta, además ni que decir tiene que la costumbre de bañarse mucho y el cuidado que tienen con la higiene en general con todo; a esto le sumas que la fregona no da muy buen resultado para limpiar los tatamis. Allí cuidan mucho más la higiene que nosotros, sólo hay que ver que cuando alguno tiene alguna enfermedad contagiosa suelen llevar mascarilla para no contagiar a otros (cosa que aquí si te estornuda el de al lado y te salpica te aguantas por que sí). De todas formas, una solución simple para el que vea este acto muy trabajoso quiera viajar a Japón es poner en la maleta zapatos sin cordones, fáciles de poner y quitar unas cien veces al día, a menos que no te muevas de la gran capital: ahí ya puedes entrar a casi cualquier lugar con calzado Así que ya sabéis, si pretendéis viajar a Japón.

Bueno chic@s, hasta aquí el tema y lectura de hoy, espero que os haya resultado interesante y curioso como a mí, jejejeje. Sinceramente, yo hago esto de los zapatos a media; se lo podéis preguntar a mi madre, que tengo el zapatero en la puerta de la casa. No me cuesta nada y encima es algo que me agrada hacer. Pensando la cantidad de suciedad que piso día a día y meterla dentro de casa me estimula a no estar por las estancia de la casa con los zapatos de fuera, aunque a veces las prisas te obliguen a andar por al casa con los zapatos de la calle a causa de algo que te has olvidado y vuelves a entrar una vez que vas a salir o el tiempo corto de estar en casa con pensamiento de salir en breve y no te quistas los zapatos (esas son las medias tintas). Pensadlo bien, es una costumbre saludable.

¡¡¡Os espero para el próximo artículo, en cuatro meses; que tengáis buenísimas vacaciones de verano!!!

David Padial Zamorano